...un espacio para compartir y aprender ;)

Comunidad global de permacultura

publica tu artículo

 

Menú de usuario

Acceso Usuarios

Inicie sesión para poder enviar artículos, enlaces, eventos...



Estadisticas

Miembros : 4587
Contenido : 1773
Enlaces : 95
Ver contenido por hits : 8860434
251 usuarios en linea

Escribe tu correo para recibir actualizaciones:

 

A la lluvia ni pedirla ni maldecirla sino agradacerla cuando viene porque es lo que mantiene la vida.
Refrán popular.

Mapa de Visitantes


PDF Imprimir E-mail

Enfermedades del aparato digestivo de la ganaderia ovino caprino


Artículos - Animales
Lunes, 09 de Marzo de 2009 00:00
Usar puntuación: / 12
MaloBueno 

altEctima contagioso: Se trata de una enfermedad de origen vírico, bastante corriente en cabras y ovejas que se caracteriza por la aparición de lesiones costrosas en piel y mucosas. El virus puede afectar también a otras especies, entre ellas el hombre, de forma esporádica y con lesiones muy limitadas.

El proceso más característico es el que afecta a lactantes, en los que se forman costras en la zona de transición entre la piel y la mucosa de los labios, las cuales aparecen inicialmente en las comisuras, desde donde se extienden rápidamente aumentando su grosor y dureza hasta impedir al cabrito mamar correctamente.

La extensión del proceso lleva a que se produzcan auténticas estomatitis y a que se afecten las ubres de las madres, con lo cual se compromete gravemente la alimentación de los lactantes.

Estos, a su vez, contribuyen a la extensión del proceso, al intentar mamar de otras cabras cuando son rechazados por sus madres a causa del dolor que les producen las lesiones de la ubre. Otras formas menos frecuentes son la podal, en la que la afección comienza en el rodete coronario, y la venérea que afecta tanto a la vulva como al prepucio. Es bastante frecuente que las lesiones resulten contaminadas por bacterias, especialmente por Fusobacterium necrophorus en el caso de las lesiones bucales y podales y Staphylococcus en las de la ubre, en cuyo caso se produce una grave mamitis. Las lesiones curan espontáneamente en unas 2-4 semanas, si no se producen complicaciones, aunque el proceso en el rebaño puede durar mucho más tiempo. El diagnóstico se establece a partir de la observación de las características de las lesiones, de su localización y de su rápida difusión. La confirmación laboratorial únicamente permite constatar las lesiones histológicas, aunque puede resultar útil conocer las posibles bacterias complicantes. No hay un tratamiento etiológico eficaz, por lo que solamente pueden limitarse las pérdidas con medidas paliativas, tales como tratamientos antisépticos locales para prevenir las complicaciones, alimentación artificial de los cabritos para evitar la muerte por inanición o separación de cabras y cabritos afectados. El uso de una vacuna viva (en algunos caso se han preparado autovacunas a partir de costras de animales del propio rebaño) aplicada en zonas no naturales de asiento de la infección, se ha utilizado en casos de rebaños ya afectados, pero su eficacia parece ser objeto de discusión.

Enterotoxemia: Bajo este nombre hemos incluido las diferentes formas de enfermedad causada por la proliferación intestinal de los diferentes tipos de Clostridium perfringens cuyo mecanismo patogénico esta relacionado con la producción de toxinas. Se distinguen 5 tipos en función de la producción de las 4 principales variedades de exotoxinas: A,B,C,D y E, cada uno de los cuales es responsable de una enfermedad diferente en las especies domésticas y en el hombre. El tipo A se ha relacionado con un proceso hemolítico agudo en animales jóvenes. El tipo B es el responsable de la llamada disentería de invierno de los corderos, que probablemente se dé también en cabritos, y que se caracteriza por muertes súbitas en animales de 10-15 días de edad, a veces precedidas por dolor abdominal y heces blandas. La lesion característica es una enteritis hemorrágica en todo el intestino con focos de necrosis o ulceraciones confluentes si el curso es suficientemente lento. En ocasiones estas ulceraciones llegan a perforar la pared intestinal y el peritoneo aparece con depósitos de fibrina y adherencias intestinales. Las lesiones en otros órganos son las de una toxemia grave: aspecto pálido y friable del hígado, edema, aclaramiento y reblandecimiento de los riñones, presencia de un líquido gelatinoso en la cavidad pericárdica y hemorragias subserosas. El proceso causado por Cl. perfringens tipo C afecta tanto a animales adultos como a jóvenes. En los adultos, el proceso se presenta en el pasto, produciendose muertes súbitas que pueden alcanzar un 5-15 % y suelen estar habitualmente precedidas de episodios convulsivos y ocasionalmente por signos de dolor abdominal. Las lesiones son similares a las del anterior tipo, pero con una mayor afección del peritoneo. En lactantes de pocos días la muerte puede ser aguda, pero es corriente encontrar animales con temblores, dolor abdominal, diarrea y postración que mueren en pocas horas. En estos animales se observa una enteritis de catarrral a hemorrágica especialmente marcada en el yeyuno e ileon, en cuya luz pueden aparecer sangre y coágulos. Otras veces solamente se observa una cierta congestión con edema de la pared intestinal, un contenido cremoso y pequeñas ulceraciones de la mucosa. El resto de las lesiones son similares a las de la disentería invernal. La enterotoxemia de tipo D se da tanto en cabritos como en cabras y se caracteriza por la presentación de sintomas nerviosos, tales como opistótonos, hiperestesia, convulsiones, ptialismo y respiración acelerada. En los cabritos el curso puede ser más rápido y no dar lugar a la aparición de todos estos signos, en cabras adultas, estas alteraciones clínicas suelen acompañarse de diarrea oscura. Las lesiones presentes en esta forma no afectan claramente al intestino que puede mostrar burbujas de gas en su interior y cierto grado de congestion, pero que solamente en las formas más crónicas en cabras adultas llega a presentar una colitis con ulceraciones de la mucosa. En los animales jóvenes, además de la imagen general de toxemia, la lesión característica es el reblandecimiento del riñon por autolisis acelerada que se conoce como riñon pulposo y que en realidad no se debe a una alteración específica . El tipo E solamente se ha descrito en procesos poco frecuentes de terneros y conejos. La patogénesis de las enterotoxemias no está bien aclarada, ya que parece ser considerablemente compleja. En general se observa una cierta relación con la alimentación que se sospecha derivaría de una ineficaz digestión que pondría a disposición de Cl perfringens un sustrato óptimo para su proliferación. Este es el caso de los cambios de alimentación en los que la fase de adaptación de la flora runimal puede dejar pasar un exceso de almidón al intestino. Sin embargo, la necesidad de mantener una alta concentración en sangre de la toxina durante las horas necesarias para que se produzcan sus efectos, frente a una serie de factores adversos como la existencia de antitoxinas producidas en contactos previos o el rápido transito intestinal de los clostridios, sugieren la intervención de otros factores desconocidos para el desencadenamiento del cuadro final.

Diarreas neonatales: Con este nombre se designa una serie de procesos muy habitual en las explotaciones de rumiantes, en cuya etiología intervienen diferentes factores. Aunque este tipo de procesos han sido escasamente estudiados en la especie caprina, la información de que se dispone sugiere que son los mismos agentes implicados en las diarreas del bovino y del ovino los que afectan a los cabritos. En todos los casos se detecta la presencia de Escherichia coli, es muy frecuente la de Cryptosporidium, ocasionalmente la de Rotavirus y Coronavirus y también se ha propuesto la intervención de otros agentes tales como Campylobacter o Clostridium, sin embargo, aunque todos ellos han demostrado experimentalmente su acción patógena, ninguno parece ser causa suficiente de la gravedad de algunos de los casos observados en el campo. La enfermedad suele comenzar hacia los 3-5 días de vida de los animales y se caracteriza por una diarrea más o menos pastosa de color amarillo. Este proceso se da en mayor o menor grado en todas las explotaciones y habitualmente los animales los superan en menos de una semana. Sin embargo, en ocasiones el proceso alcanza mortalidades proximas al 100 %. Las lesiones son las propias de una enteritis catarral, con tumefacción de los ganglios linfáticos meséntericos y en muchas ocasiones repleción del cuajar con leche coagulada sobre la que se observa un punteado de color café que corresponde a sangre digerida procedente de petequias en la mucosa del cuajar. El diagnóstico, debido a la vaguedad de la definición no presenta ninguna dificultad, y en todo caso puede ser aconsejable enviar un animal al laboratorio para determinar los agentes implicados y establecer el antibiograma de la cepa de E. coli presente. El tratamiento con antibioticos puede limitar ligeramente las pérdidas pero no llega a cortar el proceso, por ello las medidas que se deben adoptar son más bien tipo de mejora de las condiciones generales de manejo e higiene. Así, debe asegurarse la toma del calostro en las primeras 6 horas de vida, de manera que se garantice una correcta absorción del mismo, antes de que la pared intestinal pierda su permeabilidad a los anticuerpos y extremar las medidas de higiene. En caso de que estas medidas no resulten eficaces, puede recurrirse a la administración de antibióticos desde el segundo o tercer día de vida hasta que se supere el período crítico de la primera semana.

 

Comentarios 

 
#6 Dionel Garcia 11-03-2013 11:35
Saludos Sres. Les escribo porque necesito ayuda en cuanto a la muertes de crias de cabras mestizas alpinas de 4 meses de edad aproximadamente , las crias solamente presentan depresión y ligeras secresiones oculares antes de la muerte que puede presentarse en 24 horas, al examen clinico todos los valores dentro de los limites normales, no se han realizados ni hematologias ni necropsia por lo distante de la granja
Citar
 
 
#5 stevenson carrasco 24-07-2012 20:20
Muy buenos sus escritos extraordinarios y educativo si me pudieran enviar material sobre caprino de leche a mi correo se lo agrade seria
Citar
 
 
#4 eliel romero sanchez 29-04-2012 13:12
hola queridos migos quisiera saber sobre un problema que esta afectando a mi ganado caprino, se trata de que los intestinos de algunos animalitos que vendo salen con bolas osea bolitas por toda la superfici el los intestinos quisiera saber por que se presenta este problema.. si es dañino consumir esas biseras--
Citar
 
 
#3 alvarado 03-06-2011 21:41
es muy interesante medicamentos para tratar o prevenir
Citar
 
 
#2 Adalid Quiros 21-08-2010 21:42
Tengo un hato de 40 cabras. Pero las mas pequeñas se me estan muriendo. Primero comienzan con diarrea. Luego el pelaje se les pone erizo, la panza se hace grande y se ven muy tristes. Le hice la autopsia a una y encontre unos polipos sobre el intestino grueso como el tamaño de un huevo de codorniz, con liquido por dentro. Un pulmon se veia normal (poroso) y el otro rojizo y carnoso (es decir endurecido).
Citar
 
 
#1 deisy 18-11-2009 15:25
gracias x la informacion interesante
Citar
 

Escribir un comentario

Prohibidos los comentarios denigrantes o difamatorios, las palabrotas, insultos o faltas de respeto. No escribas todo el comentario en mayúsculas, no grites.

Código de seguridad
Refescar

 
mantenimiento técnico naujgomez.com