...un espacio para compartir y aprender ;)

Comunidad global de permacultura

publica tu artículo

 

Menú de usuario

Acceso Usuarios

Inicie sesión para poder enviar artículos, enlaces, eventos...



Estadisticas

Miembros : 4737
Contenido : 1849
Enlaces : 95
Ver contenido por hits : 9247484
266 usuarios y 1 miembro en linea

Escribe tu correo para recibir actualizaciones:

 

"Qué pena que por pensar que puedes hacer poco no hagas nada"

Mapa de Visitantes


PDF Imprimir E-mail

El Saladillo y su arquitectura ecológica


Artículos - Bioconstrucción
Miércoles, 21 de Enero de 2009 00:00
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Tengo grabado en lo más profundo de las memorias de mi niñez las visitas que una vez al mes realizaba en compañía de mis padres a una anciana tía abuela materna que vivía en el maracaiberísimo barrio de El Saladillo. La casa donde ella residía poseía, como todas las de la zona, una hermosa fachada alargada hacia el cielo y pintada con brillantes colores que conformaban, en conjunto con los demás, un mosaico iridiscente de luces y tonalidades caribeñas.

He tenido la suerte de visitar una buena cantidad de ciudades coloniales ubicadas en las riberas de nuestro “mare nostrun”, tales como Cartagena de Indias, Puerto Cabello, San Juan de Puerto Rico y Santa Marta, y creo que ninguna de ellas posee la riqueza expresiva de la arquitectura caribeña que poseía el viejo casco marabino destruido por la avaricia de los amos del lago y de los virreyes que ejercieron el poder en el Zulia en el primer gobierno del democratacristiano Rafael Caldera.

Estas casas poseían la característica de que al ser de fachadas muy
altas y estar ubicadas en calles muy estrechas, cada hilera protegía de los rayos solares a las ubicadas en la hilera del frente. Para su construcción, los maestros de obras y albañiles de antaño utilizaban una mezcla denominada “mezcla real”, constituida por arena del lago, cal, piedra picada, barro, y hebras de la concha del coco. Los techos eran fabricados con vigas de Vera, y Curarí o Curarire, de una dureza y resistencia legendarias; se cubría esta armazón con varas de caña brava fuertemente amarradas entre si y por último se
tapizaba el techo con paja de enea o con tejas.

La apreciable altura del techo, aunada a la altísima capacidad aislante
de los materiales integrantes del techado, impedían que el calor generado por los rayos solares, muy fuertes en esa zona de Venezuela, afectaran el interior de las viviendas.

Las paredes de estas casas eran de un grosor apreciable, mucho más anchas de lo que se necesitaba para sostener la construcción, tal y como aun se puede apreciar en las casas de la calle Carabobo de la ciudad de Maracaibo. Las paredes así construidas eran a la vez aislantes y acumuladores térmicos, de modo tal que durante las horas cálidas del día el flujo de calor del exterior hacia el interior de las casas se retardaba y en las noches las casas recibían la calidez acumulada durante el día para defenderse del viento que soplaba desde el lago y que enfriaba mucho el ambiente.

El barrio El Saladillo fue ordenado de manera tal que la entrada a sus
calles estaba de frente al lago, con la avenida El Milagro de por medio, por lo que siempre recibía los vientos que soplaban desde el espacio lacustre hacia la ciudad. Reza un principio físico que toda masa gaseosa al pasar por un cuerpo estrecho se acelera y se enfría; la brisa proveniente del lago al introducirse por las estrechas calles saladilleras, ventilaba y refrescaba todo el sector, pero como la mayoría de las casas poseían un zaguán (pasadizo estrecho que
comunica la calle con el interior de la vivienda), con apenas una media puerta al final del pasillo de entrada, esta misma brisa se aceleraba y enfriaba de nuevo al introducirse en cada casa y refrescaba y ventilaba aun más los hogares saladilleros.

La mayor parte de estas casas poseen un patio interior relativamente estrecho para que no recibiera demasiada luz del Sol y se mantuvieran fresco; en dicho patio se mantenían fuentes o espejos de agua con abundantes plantas a su alrededor, que cumplían a la vez una función ornamental y climatizadora, ya que el agua absorbe calor al evaporarse de la misma forma en que la evapotranspiración de las plantas refresca el aire que las circunda,
creando un microclima fresco; como las habitaciones de las viviendas en su mayoría daban hacia este patio interior, este microclima se trasladaba hacia estas habitaciones.

Los grandes ventanales que daban hacia el exterior sobresalían un poco de la fachada exterior de la casa, permitiendo también la entrada de aire a las viviendas a la vez que posibilitaba a nuestras abuelas sentarse en el pequeño repiso interior que formaba la base del ventanal a recibir serenatas o a sus enamorados.

Estas grandes ventanas poseían casi siempre una celosía (una delgada pieza de madera con multitud de agujeros en forma de arabescos) que servia para impedir las miradas del exterior hacia la intimidad del hogar, pero también servia para aumentar la superficie de contacto con el aire y así contribuir a refrescar el que ingresaba hacia el interior de la casa.

Todos estos principios básicos de arquitectura e ingeniería ambiental, que nuestros abuelos conocieron y aplicaron en forma tan racional, al aparecer han sido olvidados por los modernos profesionales de la arquitectura y la ingeniería de la construcción. Las orillas del lago han sido saturadas de edificios que cortan la circulación del viento hacia la ciudad, contribuyendo enormemente a su recalentamiento.

Las modernas “quinticas” de nuestras urbanizaciones populares y
algunas de clase media, parecen haber sido diseñadas en nuestro trópico por discípulos del Marqués de Sade, con techos apenas sobre las cabezas de quienes allí viven (efecto de horno de microondas), sin consideraciones acerca de las corrientes de aire que por la zona puedan soplar y con materiales sin ningún tipo de cualidades aislantes, lo que conlleva a que sus habitantes instalen aparatos de aire acondicionado para poder hacer habitable la vivienda, lanzando hacia sus vecinos el calor que generan dichos aparatos, pero como sus vecinos han hecho exactamente lo mismo, cada casa se transforma en un emisor y a la vez receptor de enormes cantidades de calor, traduciéndose esto en astronómicos recibos de energía eléctrica y en una ciudad con un clima cada vez mas caluroso y asfixiante.

Ojala que algún día podamos ver como la arquitectura de nuestros
países vuelve a reconciliarse con su entorno y con las personas para quienes debería haber sido creada.

Joel Sangronis Padrón
Profesor de la UNERMB
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Comentarios  

 
#1 Basilio Bernal Mayea 26-01-2009 20:54
Creo que todos sus racionamientos son positivos ya todo se convierte en crear un negocio de las viviendas y no importa en que lugar del planeta se este las casas no cumplen ningun objetivo como no sea el de una cueba sin objetibo ya que no aprobechan ni la luz o el calor del sol ni las corrientes de aire lo unico que le importa a los dueños y constructores es mucha ganancia y reo que tanto los empresarios que fabrican y vendes electro domesticos como los de la electricidad son un negocio lucrativi al bolsillo y en contra de la salud humana y del planeta por lo que pienso que su idea la abrira el saber a muchas personas que aun no cuidan estas bellas edificacines de un valor inigualable y carismastico.
Nosotros aun nos quedan algunas edificaciones no tan lindas como la que uste desribe pero si de gran valor sentimental y de consebacion en algunos lugares de esta isla le hablo de Cuba
gracias por sus escritos Bebo
 


Debes registrarte para enviar comentarios.



Hasta hace poco los comentarios estaban abiertos al publico sin registro, pero nos bombardeaban con mensajes de spam en ingles. Lamentamos que tengas que registrarte para poder comentar, aunque solo se tarda un minuto.

 
mantenimiento técnico naujgomez.com