...un espacio para compartir y aprender ;)

Comunidad global de permacultura

publica tu artículo

 

Menú de usuario

Acceso Usuarios

Inicie sesión para poder enviar artículos, enlaces, eventos...



Estadisticas

Miembros : 19052
Contenido : 2061
Enlaces : 99
Ver contenido por hits : 13145042
355 usuarios y 1 miembro en linea

Escribe tu correo para recibir actualizaciones:

 

"La publicidad es el arte de no mentir sin decir la verdad"

Klaus

Mapa de Visitantes


PDF Imprimir E-mail

Recolección y secado de las plantas medicinale


Artículos - Plantas medicinales
Lunes, 02 de Septiembre de 2013 00:00
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Lo más importante a tener en cuenta antes de la recolección de la planta seleccionada es haberla identificado exactamente, ya que de otro modo la menor duda puede dar lugar a peligrosas confusiones con plantas tóxicas, por lo que si tienes alguna duda sobre alguna planta no la recojas.

Muchas plantas medicinales, por ejemplo pertenecen a la familia de las umbelíferas, en la que también hay especies tóxicas. Insistimos, pues, en la importancia que tiene una correcta identificación por lo que deberá prestarse la máxima atención a las descripciones de las reseñas, a los dibujos y a las fotografías en color. Sólo deberá recolectarse la parte de la planta de uso médico, y nunca cuando esté lloviendo, haga niebla o el tiempo esté húmedo.

El momento más adecuado para hacerlo son las primeras horas de la mañana, aunque los ejemplares deben estar ya secos del rocío matutino. Deben cogerse solamente plantas que estén bien limpias. Las que están sucias o con polvo pierden gran parte de su valor, pues no se las debe lavar (excepción: las raices). Hay que fijarse en que el suelo sobre el que crecen no está todavía "contaminado". Las plantas medicinales no deben recolectarse nunca junto a carreteras muy frecuentadas o en las cercanías de las autopistas. Hay que evitar igualmente a toda costa que los lugares de recogida se encuentren en un entorno amplio alrededor de los campos de cultivos y de los pastos que son tratados con herbicidas o plaguicidas. El viento puede transportar a gran distancia estos productos.

Las hojas deben recogerse cuando son jóvenes, pero ya están totalmente desarrolladas; las flores, cuando ya están abiertas, pero siendo todavía frescas.archivo nuevo

La hierba completa, o sea, las partes aéreas de la planta, se recolectan al comienzo de la época de la floración.

Los frutos cuando están totalmente maduros.

Las raíces se desentierran cuando son vigorosas y se han desarrollado por completo. Lo mismo rige en cuanto a los rizomas.

La corteza hay que desprenderla de las ramas o ramillas jóvenes; en primavera se suelta fácilmente.

El secado de las plantas medicinales no pretende otra cosa que evitar que los propios fermentos vegetales transformen o destruyan los principios activos de las mismas. Además, el proceso priva a los hongos y a las bacterias del sustrato de cultivo. El secado ha de considerarse, pues, como una conservación y ha de llevarse a cabo rápida y cuidadosamente despues de la cosecha. Conviene utilizar siempre un lugar que se encuentre a la sombra y que esté bien ventilado. A pleno sol las plantas medicinales pierden con gran facilidad los importantes aceites esenciales contenidos en las flores, en las hojas y en los frutos (semillas). Lo mejor es depositar el material sobre un cedazo o una secadora (un dispositivo especial para estos fines), en capas delgadas, y dejarlo desecar al aire. Los ejemplares enteros pueden colgarse atados en ramilletes.

Las plantas medicinales también se pueden secar con calor artificial siempre que se observe una temperatura correcta. Todas las plantas o partes de las mismas que huelan aromáticamente contienen aceite esencial.

Deben secarse solamente a una temperatura de 35º C, mientras que todas las restantes soportan temperaturas de secado de hasta 60º C, Es importante mantener una buena circulación de aire para evitar de este modo que se produzca una fermentación.

Hay algunas plantas para las que no resultan aplicables estas directrices generales y que necesitan otros procedimientos más acordes.

Las raíces y los rizomas, siempre que no se trate de raicillas filamentosas, deben partirse por la mitad, y los bulbos han de cortarse a rodajas.

Una vez que el material recogido está bien seco hay que guardarlo en recipientes herméticamente cerrados y mantenerlo protegido contra la humedad.


NOTA: "Las plantas medicinales en peligro de extinción no deben recolectarse".

 


Debes registrarte para enviar comentarios.



Hasta hace poco los comentarios estaban abiertos al publico sin registro, pero nos bombardeaban con mensajes de spam en ingles. Lamentamos que tengas que registrarte para poder comentar, aunque solo se tarda un minuto.

 
mantenimiento técnico naujgomez.com